Si está interesado en comprar monedas de oro, debe saber que hay distintos tipos

Si uno está realmente interesado en comprar monedas de oro, debe saber que hay distintos tipos

Si uno está realmente interesado en comprar monedas de oro, debe saber que hay distintos tipos

Las monedas de oro y plata se utilizan como una forma alternativa a la divisa tradicional para el refugio de riqueza.

El atractivo de las monedas de oro es que retienen casi enteramente su valor aunque haya un cambio de gobierno o sean transportadas fuera de su país de origen.

Estas no son monedas de oro ‘numismáticas’. Las monedas de oro de inversión no son raras y su valor se obtiene de manera simple al multiplicar su contenido en oro por el precio. Por otro lado, las monedas numismáticas, son monedas raras y por tanto consideradas de colección. El precio de las monedas numismáticas es más volátil que el de las monedas de oro porque su precio varía dependiendo de los cambios del precio del oro y además tienen en cuenta la evolución del sentimiento de los coleccionistas.

Las principales monedas de oro

Las monedas Krugerrand de Sudáfrica tienen un contenido total de oro fino de 31,104 gramos (disponibles en una onza o fracciones).

Las monedas Maple Leaf de Canadá tienen un contenido total de oro fino de 31,104 gamos (disponibles en una onza o fracciones).

Las monedas American Eagle de oro Estados Unidos tienen un contenido total de oro fino de 31,104 gamos (disponibles en una onza o fracciones).

Las monedas Nugget Australiano/ Canguro de Australia tienen un contenido total de oro fino de 31,104 gamos (disponibles en una onza o fracciones).

Las monedas Filarmónica de Viena de Austria tienen un contenido total de oro fino de 31,104 gamos (disponibles en una onza o fracciones).

Las monedas Filarmónica de Viena de Austria tienen un contenido total de oro fino de 31,104 gamos (disponibles en una onza o fracciones).

Las monedas Britannia de Gran Bretaña tienen un contenido total de oro fino de 31,104 gamos (disponibles en una onza o fracciones).

Las monedas Soberano de Gran Bretaña tienen un contenido total de oro fino de 31,104 gamos (disponibles en una onza o fracciones).

No se fabricaron monedas de oro desde 1933 hasta 1965. Después, una vez la demanda privada de oro casi había desaparecido, los sudafricanos empezaron a acuñar monedas de oro de nuevo en 1967.

Como se puede ver en la lista de monedas, varios gobiernos acuñan monedas de oro en la actualidad.

Por lo general, estas monedas de oro no están disponibles para su compra directamente de la casa de moneda. En su lugar, estas tienen acuerdos de venta con distribuidores, que son los que atienden al consumidor final. Las casas de moneda se llevan una prima sobre el precio del oro (también conocida como señoreaje) y los agentes añaden también una ganancia de intermediario.

En ninguna parte del mundo, estas monedas de oro pueden circular como dinero.

Siga leyendo si va a comprar monedas de oro

Comprar oro a través de monedas o pequeños lingotes significa poder tenerlos guardados en una caja fuerte. El oro es de su propiedad, lo que es bueno y se encuentra físicamente con usted (no tan bueno si las cantidades que compra aumentan).

Es conveniente asegurar estas monedas pero no es siempre fácil y además, hay que declarar que se posee oro para poder asegurarlo, cosa que quizás no todo el mundo quiera o esté dispuesto a hacer.

También es notable la prima que se paga en la compra y el descuento en la venta, que mermará los beneficios si la intención es comprar monedas como inversión. La pérdida estimada es de un 8%, incluso algo más en monedas sueltas o de menor volumen.

Al comprar monedas, puede convertirse en un propietario “atrapado” en el caso de una crisis financiera, no pudiendo vender cuando lo desea. También se pueden introducir controles de cambio en su país de residencia.

A pesar de los puntos negativos de la compra de monedas de oro, aquellos que han decidido invertir en oro suelen también tener una reserva, mucho más pequeña en tamaño, en monedas. Sin ir más lejos, el director de BullionVault es propietario de esta moneda de EE.UU Liberty “Buffalo” de 2006.

Gold Coin

En su opinión, a pesar de que carece de valor como inversión al contrario que los lingotes Good Delivery, es una moneda bonita. Pagó un 7% por encima del precio spot y, como muchos de los compradores de monedas de oro, no ha intentado venderla todavía.

Comprar monedas de oro es relativamente sencillo. Una búsqueda en Google con las palabras “vendedores de monedas de oro” proporcionará una larga lista de resultados con muchos proveedores. Hay que tener en cuenta la diferencia entre monedas numismáticas y monedas de oro. Monedas de oro como la de la imagen no tienen valor de coleccionismo, sino que su valor recae en su contenido en oro. Las monedas numismáticas, por su parte, son las solicitadas por coleccionistas. Su valor depende de muchas variables no relacionadas directamente con el valor del oro.

Fuente: Bullion Vault Ltd

Iván Carrino de INTELIGENCIA ESTRATÉGICA- Inversor Global nos da esta opinión

Por qué es ventajoso poseer oro físico en su forma amonedada.

Una de las mayores ventajas de poseer monedas es que están respaldadas por una entidad oficial. Las monedas que mencionamos recién son todas acuñadas por las casas de la moneda del país que las emite. Eso las dota de una mayor seguridad y certificación a la hora de comprar y vender. Un Kurgerrand, por ejemplo, es el mismo en Buenos Aires, Argentina, y en Manila, Filipinas. Así, es fácil de reconocer y difícil de falsificar.

Otro punto a favor es el prestigio geográfico que tiene cada moneda. El Kurgerrand es de Sudáfrica, mientras que el Chileno de Oro proviene de Chile. Así, cada comprador sabe de dónde proviene lo que compra, y el mercado se vuelve más transparente. Con la compra de lingotes esto no es tan así, ya que quienes los fabrican se concentran en pocas regiones del mundo y constituyen un mercado menos transparente.

La tercera cualidad a favor que tienen las monedas es que son más fácilmente comercializables. Esto nos lleva a pensar en un escenario de grave crisis o situación de estrés en los mercados, algo que tal vez no sea grato, pero que tampoco podemos descartar. Siempre es mejor prevenir, que curar. En este escenario, las monedas de oro, por ser fácilmente reconocibles y difíciles de falsificar, nos darán mayor posibilidad de ser comercializadas. Es decir, son más líquidas que los lingotes.

Un último punto a favor podría ser el rasgo de “coleccionabilidad” que las monedas tienen. Un inversor puede coleccionar distintas monedas y así poseer una canasta completa con Mexicanos de Oro, Águilas, etc. Hay un valor numismático asociado a las monedas que no tienen los lingotes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *